Los frutos de la naturaleza, han sido usados de forma tradicional durante milenios para curar diferentes afecciones del cuerpo humano, así como también para ayudar a las mujeres a lucir más bellas.

El consumo de frutas y vegetales, por ejemplo, beneficia la salud de nuestro organismo y de la misma forma, existen productos que se encuentran en nuestra alacena los cuales pueden llegar a ser nuestros aliados al momento de brindarle los cuidados necesarios a nuestra piel.

En este artículo regresaremos a nuestras raíces primigenias para conocer lo productos naturales que nos ayudaran a obtener una piel radiante.

Aceite de coco

El aceite de coco posee propiedades antiinflamatorias. Además, es considerado como un excelente hidratante, ya que provee a nuestra piel de una capa protectora extra.

Aguacate

El aguacate mezclado con durazno y glicerina, puede ser aplicado sobre el rostro en forma de masajes y luego, lavado con agua tibia para ayudarnos a obtener un brillo natural de manera instantánea.

Almendras

El aceite de almendras mezclado con una crema a base de vitamina E se puede usar todas las noches antes de acostarnos, lo aplicamos en nuestro rostro y manos para brindarnos una piel suave y resplandeciente al amanecer.

Miel

Mezcla tu bálsamo labial favorito con unas cuantas gotas de miel y después aplícalo sobre tus labios alrededor de 15 minutos.

Después lava con agua tibia y verás cómo estos adquieren nueva vida, luciendo suaves y provocativos.

Pepino

Coloca rodajas de pepino sobre tus ojos cuando te encuentres cansada y tengas demasiadas ojeras producto del cansancio, esto ayudará a eliminarlas y además hará que los músculos de esa zona se relajen.

Té verde

Emplear sobre nuestros ojos bolsitas de té verde humedecidas en agua fría, es un truco ideal para eliminar las ojeras y rejuvenecer esa área de nuestro rostro.

Azúcar

Una mezcla de azúcar y miel puede ser usada como un exfoliante para tratar nuestras rodillas y codos, debe ser realizar el procedimiento dos veces por semana para obtener unos resultados notables, luego de las primeras semanas notarás la piel de dicha zona más clara y suave.

Limón

Otra solución rápida para blanquear nuestras rodillas y codos es frotarlos con un limón picado a la mitad, dejar que el zumo de dicha fruta se seque sobre nuestra piel durante toda la noche y lava bien por las mañanas; en unos pocos días no tarda en notarse la diferencia en el tono.

Recomendaciones finales

Aquellos individuos con una piel muy sensible, sólo deben probar estos remedios naturales previa autorización de su médico, ya que a pesar de su origen pueden llegar a ocasionar maltrato en la piel de este tipo de personas.

Consejos para una piel radiante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.