La diferencia entre una piel sana y una piel en mal estado está en tus manos, hay hábitos de belleza muy arraigados en ti como mujer, que luego de leer este artículo reconsideraras ya que el caer en ellos es algo que está dañando tu piel lentamente sin que tú ni siquiera lo notes, hasta que sea muy tarde para revertir el daño causado.

Sigue leyendo y conoce más sobre esto temibles enemigos de tu piel, de esta manera podrás evitarlos y mantenerte saludable.

Exceso de exfoliación

Muchas mujeres piensan que exfoliarse su rostro tres, cuatro y hasta cinco veces a la semana las hará ver mucho mejor, en realidad es totalmente falso.

Básicamente porque la exfoliación excesiva sólo hace que tu piel envejezca más rápido, se maltrate, luzca sin vida, y además se oscurezca; pero esto no sólo se aplica a las exfoliaciones tradicionales sino también a los tratamientos químicos y con láser, ya que el uso excesivo de estos sólo atrofia tu piel.

Lo ideal es exfoliar tu piel una vez por semana, para obtener resultados adecuados y de esta forma lucir una piel radiante.

Tocas en exceso el rostro

Muchos dermatólogos desearían que sus pacientes dejen de tocarse tanto el rostro, si las mujeres siguieran este consejo como una regla de vida, de seguro evitarían muchos de los problemas cutáneos que presentan.

Esto se debe a que el tocar demasiado nuestro rostro, sólo transfieren las bacterias y microorganismos dañinos que se encuentran en nuestras manos hasta la piel de nuestra cara, aumentando las posibilidades de infecciones cutáneas y otros trastornos similares.

Espolear las espinillas

Hasta la saciedad, hemos oído a nuestras madres y amigas decirnos que no reventemos las espinillas que salen en nuestro rostro y es que no sólo se trata de evitar que las mismas se inflamen aún más por la presión ejercida, sino que también al hacer esto estamos empujando más profundo dentro de nuestra piel las bacterias y sociedad acumuladas.

Esto trae como consecuencia que dicho problema tarde más tiempo de lo normal en curarse, si presentas una espinilla muy grande o llena de pus: acude a tu dermatólogo para que sea él, quien te ayude a eliminarla de una manera higiénica y además te explique cómo hacerlo adecuadamente en casa.

No usas protector solar

Usar protector solar es una regla fundamental que debes seguir si deseas mantener una piel joven a lo largo de tu vida, ya que el daño causado por los rayos ultravioleta es uno de los más difíciles de eliminar luego de que éste se ha asentado en nuestra piel.

La sobreexposición al sol es muy dañina y debes evitarla, incluso, tienes que usar protector solar en los días nublados y de lluvia porque los rayos ultravioletas atraviesan fácilmente la capa de nubes, llegando a la superficie terrestre.

Emplear demasiados productos de belleza

Cuando de belleza se trata de debes mantener lo simple, emplear muchos productos de belleza al mismo tiempo no te hará ver mejor sólo hará que las condiciones de tu rostro empeoren.

Es suficiente utilizar una loción limpiadora, un humectante para tu piel y por las noches tu crema antienvejecimiento preferida siempre que ésta contenga antioxidantes y retinol; por último, exfoliar tu rostro sólo una vez a la semana.

Con estas recomendaciones estamos seguros que tu piel te lo agradecerá. Luce una piel hermosa, radiante pero sobre todo llena de vida.

Errores frecuentes que dañan la Piel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.